Si has llegado a este artículo entiendo que tú o alguien de tu entorno está interesado en comenzar una dieta sin gluten. Lo primero que tengo que decirte es que cualquier dieta debe realizarse después de consultarlo con el médico. ¿Por qué es tan importante? Si comienzas una dieta sin gluten antes de ser diagnosticado por un especialista es más que probable que retrases el diagnóstico de la enfermedad celiaca.

Actualmente, es el único tratamiento contra la enfermedad celiaca. Fundamentalmente en esta dieta debes evitar el trigo, avena, cebada y centeno, y elegir alimentos sustitutos que complementen una dieta saludable.

El gluten no tiene valor nutricional, pero es muy útil en la gastronomía. Es el responsable de la elasticidad de la masa de harina (por eso los productos sin gluten suelen ser menos esponjosos y tienden a desmigarse).

Objetivo de la dieta sin gluten

Las personas celiacas (o con afecciones médicas derivadas del consumo de gluten) sufren una serie de trastornos cuando consumen gluten. Algunos síntomas asociados con la enfermedad celíaca son: dolor abdominal, hinchazón, diarrea, estreñimiento, dificultades para concentrarse, erupción cutánea o dolor de cabeza. De tal manera que el objetivo de una dieta siempre será evitar el consumo de gluten.

Cabe destacar que el gluten no solo se localiza en los alimentos, ya que también puede encontrarse en otros productos como medicinas, vitaminas o suplementos

Beneficios de la dieta sin gluten

Como ya hemos comentado, el mayor beneficio de seguir una dieta sin gluten para los celiacos es el evitar todos los trastornos relacionados con la enfermedad. Como un añadido, y según estudios en progreso, los beneficios de la dieta son: una mejora de la salud, la pérdida de peso y el aumento de la energía, pero los resultados siguen en análisis.

Riesgos de la dieta sin gluten

El principal riesgo de comenzar una dieta sin gluten es realizarla sin la guía de un especialista por varios factores.

Médicamente, si comienzas una dieta sin gluten, retrasarás el diagnóstico de la enfermedad celiaca.

A parte, la dieta consiste en eliminar una serie de productos y sustituirlo por otros. Como ya hemos comentado, el gluten no tiene valor nutritivo, pero si sustituyes productos que llevan gluten debes asegurarte que los nuevos alimentos te aporten el resto de nutrientes para conseguir una dieta equilibrada.

Costo: puede que este no sea un punto importante cuando estamos hablando de salud, pero como todo celiaco te dirá, los productos sin gluten son extremadamente caros comparados con los normales (especialmente los relacionados con la panadería/bollería y la pasta).